HISTORIA DEL SINDICALISMO CLASISTA EN COLOMBIA




INTRODUCCIÓN


Este documento sobre la Historia del Movimiento Sindical tiene como objetivo mostrar cómo desde los primeros años del surgimiento del sindicalismo hasta el día de hoy han existido dos corrientes básicas en su seno: la clasista y la reformista. El auge de alguna de estas corrientes en un periodo determinado, significó la derrota de la otra y su surgimiento, desarrollo, auge y decaimiento tuvo que ver con la ofensiva de la revolución o de la reacción en el mundo y en Colombia. Pero indudablemente lo que condicionó su situación fue la capacidad de sus líderes en poder orientar las luchas en periodos complejos de cambio. El surgimiento de la corriente clasista iniciada por Torres Giraldo, María Cano, Uribe Márquez y Mahecha, retomada por el Frente Unido de Camilo Torres, continuada por el Sindicalismo Independiente y Clasista de los bloques sindicales y las intersindicales en el Valle, Antioquia, a finales de los años 60 y durante los 70 que ha luchado históricamente contra las posiciones reformistas liberales dentro de la CON y la CTC (años 20-40), contra las posiciones de derecha y corporativas de la UTC, CTC, CGT y las revisionistas de la CSTC durante las décadas del 50 al 70 y finalmente contra el sindicalismo sociopolítico de la CUT, CGTD y la CTC. Lo invitamos a leer este documento y de ser el caso expresarnos sus opiniones.


I. SURGIMIENTO DE LA CLASE Y EL PARTIDO


1. PRIMER PERIODO (1878 - 1934)


1.1 NACIMIENTO DE LA CLASE OBRERA COLOMBIANA Y LA LUCHA POR LA CONSTITUCIÓN DEL PARTIDO (1878-1926)



Origen de la clase obrera colombiana


El proletariado colombiano se conformó como clase a finales del siglo XIX, producto de la descomposición del artesanado de mediados del siglo y de la ruina del campesinado pobre y medio por el ingreso del país al sistema capitalista de carácter mercantil y posteriormente con el surgimiento del imperialismo. Las guerras civiles durante la segunda mitad del siglo pasado y los primeros años de este siglo llevaron a la miseria a miles de colombianos y acentuaron las diferencias sociales entre la pequeña minoría de caudillos ricos y la gran masa mísera de pueblo que participó ya sea como carne de cañón en la guerra o se levantó independientemente para defender sus derechos. La lucha por la conformación de la nación colombiana dirigida por la burguesía nacional había fracasado y esta derrota significa el triunfo de la alianza de los terratenientes y la burguesía compradora con el imperialismo norteamericano e inglés, alianza que llevó a Colombia a la integración de su economía al sistema imperialista mundial y por lo tanto, a la transformación al servicio de la exportación e importación. La naciente clase obrera no surgió a la manera clásica europea, en las ciudades, sino que nació a lo largo de los tendidos de las líneas del ferrocarril, la construcción de las vías y la creación de los puertos fluviales y marítimos, todo esto como necesidad de sentar las bases para la economía de exportación e importación ya no a la manera del capitalismo de libre concurrencia sino al del imperialismo. Aunque existían pequeñas industrias en la Colombia a principios de siglo, todas ellas pertenecían al sector de productos primarios. La población colombiana a inicios del siglo XX era de aproximadamente 4 millones de habitantes y el 85% estaba en las zonas rurales, después de la guerra de los mil días durante el gobierno de Rafael Reyes (1904-1909) se dio un impulso a la penetración de capital extranjero con la firme alianza de los terratenientes, Ignacio Torres Giraldo lo gráfica de la siguiente forma: "Reyes abrió las puertas del país al capital extranjero, no para venir aquí con sus equipos industriales, su técnica, sus experiencias y sus núcleos humanos dispuestos a vincularse a Colombia, su destino histórico, sino al capital colonizador que se invierte en concesiones, en contratos leoninos, en explotaciones de servicios públicos, préstamos usurarios, sobornos y otros medios de corrupción. Este capital crea zonas extraterritoriales de régimen jurídico extranjero; monta explotaciones de mano de obra colombiana y las riquezas nacionales; se adueña de los puertos y de los transportes principales; se liga a los viejos intereses feudales y utiliza los métodos primitivos de opresión del pueblo. Y, naturalmente, se sirve del Gobierno como de un instrumento dócil a sus designios". Esta característica del régimen económico y político de principios de siglo que en su esencia se ha mantenido hasta hoy y ha determinado los levantamientos de los obreros y trabajadores que a principios de siglo se caracterizaron por: Enfrentamiento directo de las luchas con los monopolios imperialistas anclados en zonas como la Tropical Oil Company, en Barrancabermeja y la Unid Fruit Company. La lucha por el control de Colombia por parte de EEUU e Inglaterra que generó luchas internas entre las clases dominantes en Colombia e involucró al movimiento obrero. Las condiciones del desarrollo del capitalismo no clásico, alrededor de los tendidos de las vías férreas y portuarias crearon las condiciones materiales para el desarrollo de un movimiento obrero que cubría amplias zonas, en un sector vital de la economía para su desarrollo. La naciente clase obrera tenía profundas raíces con el campo y la incorporación a su nuevo trabajo no rompió de manera tajante las relaciones de servidumbre, los salarios en especie, el trabajo voluntario y la brutalidad física sino por lo contrario los nuevos amos se beneficiaron de esta situación. Situación que enmarcó las luchas de los primeros años del sindicalismo, en sus reivindicaciones económicas y políticas y su alianza con las luchas del campesinado. La existencia de un alto grado de relaciones semifeudales en el campo y las ciudades, un régimen político corrupto y entregado a los intereses del gringo o el Lord inglés reprimía brutalmente la organización y movilización de los obreros, campesinos y masas populares en general, pero aun así los obreros y trabajadores se levantaron con fuerza para arrancar este derecho. Los primeros pasos por dar luchas organizadas Durante el periodo de 1878 a 1919 se dan las primeras huelgas en el país como parte del desarrollo de la infraestructura para el mercado mundial, su capacidad de lucha es mínima y estaba reducida a la región. Las primeras huelgas que se registraron en Colombia fueron las del Ferrocarril de Pacífico en Noviembre 2 de 1878 y la del Canal de Panamá en enero 31 de 1884, las dos por alza de salarios. En 1910 a lo largo del país había periódicos y hojas volantes que hablaban sobre la situación de la clase obrera y trabajadora y empujaban por la lucha por mejores salarios y condiciones de trabajo, algunas de estas hojas son: La Libertad, El Industrial, El Obrero (Buga), El Camarada (Tumaco) y El Comunista (Cartagena). La visión política e ideológica de los intelectuales revolucionarios y de los obreros era muy estrecha debido al atraso cultural y aunque se habían leído folletos sobre anarcosindicalismo y la posición pacifista del francés Jean Joures, las ideas sobre las causas de la opresión y la concepción histórica eran muy vagas y confusas. Predominaban la política e ideología liberal burguesa en los activistas más destacados por esto sus luchas fueron limitadas al estrecho marco burgués que expresaban la necesidad de la democracia burguesa. Los vientos de Octubre llegan a Colombia El primero de mayo de 1919, fue el primer año que se celebró el día internacional del trabajador en Colombia como producto de los primeros vientos de la revolución de octubre en la naciente URSS. La noticia de la existencia de un país donde los obreros y campesinos ejercían la dictadura sobre los antiguos opresores llegó a Colombia después del armisticio del 11 de noviembre de 1918. En agosto de 1919 se reúne en Bogotá la Asamblea Obrera para llevar el I Congreso del Partido Socialista cuya plataforma de lucha era esencialmente social reformista y expresaba las reivindicaciones democrático burguesas de la clase obrera. Durante los meses de Junio y Agosto se sucedieron huelgas de obreros en la confección, (porque el gobierno había mandado a confeccionar los uniformes a una firma extranjera arruinando este ramo de industria nacional) y de mineros en las compañías inglesas. Los grupos de obreros socialistas en Calamar y Cartagena apoyaron las luchas campesinas de Vicente Adamo y Urbano de Castro en la región del Sinú, resultando la mayoría de ellos presos y algunos muertos. El auge revolucionario siguió ascendiendo durante 1920 en campos y ciudades, a lo largo de las vías se dieron cruentas batallas, se mencionan: la de los campesinos de Icononzo (1919), Ferrocarril de La Dorada (1920) propiedad de una firma inglesa, de zapateros en Medellín (9 de febrero 1920), de los textiles en Bello (14-02-20), de braceros en Barranquilla, de zapateros y sastres en Bucaramanga y la del Ferrocarril del Pacifico. Todas estas luchas entraban ya en la difusión del socialismo revolucionario pero aún débil frente al socialismo utópico que llevaba más escuela en el pensamiento colombiano. Después de 1919 se trazaron dos líneas en el movimiento obrero la que provenía de los partidarios del Partido Socialista y su programa reformista y la revolucionaria que miraba a la naciente URSS como un ejemplo a seguir por las masas populares en Colombia y sobre todo por los obreros. La posición del periódico El Socialista de Bogotá propugnaba por un socialismo moderado y llamaba a la participación electoral, a su vez también se declaraba amigo de Lenin y de la URSS. Las Asambleas de Girardot y Honda que realizaron tenían como finalidad la campaña electoral para 1920, durante este periodo esta posición tenía una influencia en los obreros y trabajadores El resurgimiento de las olas huelguistas en 1924 en los puertos del río Magdalena llevó a que estos se convirtieran en sólidas bases sindicales y se inicia un periodo de unidad de la lucha de masas estudiantiles, obreras y campesinas. Los lugares más combativos fueron Medellín, con la Unión obrera, Líbano, con el sindicato general de Gremios Unidos y el Valle con la Organización del sector ferroviario, minero y de la construcción. En el período de 1924 a 1925 se suceden el primer y segundo congreso socialista vinculado estrechamente a la Internacional Roja que orientó las bases sobre: independencia frente a partidos tradicionales, la construcción del Partido, el programa del Partido y asume las 21 condiciones de la Internacional comunista. Este formó la corriente revolucionaria que se oponía a los reformistas. En medio del desarrollo del auge revolucionario se funda en el II Congreso Socialista la Confederación Obrera Nacional, CON, que se adhirió a la Internacional Sindical Roja, y jugó el papel de unir las diferentes organizaciones de obreros y trabajadores. Su primer presidente fue Ignacio Torres Giraldo y tuvo como centro Cali y el Sindicato de Ferroviarios del Pacifico. La CON tenía como vocero el periódico La Humanidad y realizó el primer paro cívico que incluyó poblaciones del Valle Cauca y Caldas para pedir mejores condiciones de trabajo y salarios, donde mostró ya una sistematización de la realización de las huelgas, como la principal forma de lucha de los obreros y trabajadores. Con este triunfo de los ferroviarios se constituye el II Congreso Socialista que da lugar al Partido Socialista Revolucionario –PSR. Aportes de la CON Organizó de manera sistemática las huelgas y el apoyo solidario de la población a estas. La CON apoyó la organización de los campesinos en su lucha por la tierra, a través de su sección campesina, donde se enfrentó a los terratenientes por el despojo de los colonos, por ejemplo, en Caicedonia. Con su periódico La Humanidad ayudó a la unidad política de los obreros y trabajadores. A partir de sus luchas se creó la ley 57 de 1926 sobre descansos dominicales remunerados.


1.2 CONSTITUCIÓN DEL PARTIDO, 1926-1934


La CON convoco para el 21 de septiembre de 1926 la instalación del II Congreso Obrero después del triunfo de la huelga del Pacifico y las posteriores huelgas de los braceros de Barranquilla y el Alto Magdalena. Allí se revivió la vieja idea de construir un partido obrero, pero a diferencia de los intentos anteriores este fue hecho sobre las teorías socialistas revolucionarías. Su nombre de Partido Socialista Revolucionario -PSR- tuvo que ver con: - Diferenciarlo del PS de ideas reformistas de 1916: - No comunista porque según lo que los líderes entendían era su constitución uniclasista y la CON que representaba la organización revolucionaria estaba basada en sindicatos y asociaciones de campesinos. El congreso celebró dos resoluciones de carácter internacional: La primera, un saludo al pueblo trabajador soviético y adhesión del movimiento revolucionario de Colombia a este y segunda, solidaridad con los movimientos estudiantiles de Perú, Venezuela y Cuba. Las comisiones de dicho congreso estudiaron las cuestiones de organización, la lucha contra el imperialismo y la Prensa; sobre las bases del Partido. Durante este período la CON avanzó en: - Cuestiones de la organización de masas: es importante resaltar cómo aprendieron a manejar las huelgas, hacer análisis concretos, organizar comandos, verificar el golpe principal y hacer pliegos de peticiones razonables. - La lucha antiimperialista: los obreros se enfrentaron en dos zonas de carácter colonial en Colombia, donde su lucha tenía un alto contenido antiimperialista, la zona de las bananeras con la United Fruit Company y la Tropical Oil Company en Barrancabermeja. - Frente a la criminalización de la protesta popular se realizó una intensa actividad contra el decreto 707 de abril de 1927 que restringió todas las libertades democráticas. Durante 1928, se dio un descenso de la lucha de los obreros y trabajadores y el gobierno de Abadía Méndez arremetió contra el PSR más aún cuando la Internacional Comunista lo adhirió en su seno. La lucha entre las clases dominantes pro-inglesas y pro-norteamericanas era el aspecto político central de este periodo, el control del petróleo fue la principal fuente de rivalidad; luchas que precipitaron la caída del régimen hegemónico conservador. En la Convención del Partido en La Dorada todos los miembros fueron encarcelados y allí continúan sus sesiones donde se plantea la necesidad de tomarse el poder. La CON y el PSR tenían lazos muy fuertes y en ese sentido la dirección y proyección de las tareas clasistas estaban en consonancia, además el PSR al plantearse el problema del poder necesitó crear un germen de ejército con los viejos guerrilleros liberales, que denominó Comité Central Conspirativo CCC. A su vez que el sindicalismo clasista reivindicaba la huelga como principal forma de presión frente a los patronos surge la posición de la salida exclusivamente legal de contratar abogados para que diriman por ellos sin movilización, los dos primeros casos se presentaron en el paro de los obreros de Bavaria (17-07-28) y de la empresa de teléfonos inglesa en Bogotá (14-06-28); los dos representados por Jorge Eliécer Gaitán. En estas condiciones de reflujo y criminalización estalla la huelga de las bananeras en la Costa Atlántica donde el gobierno favoreció a la United Fruit Company y masacran a más de 1500 obreros, la huelga duró desde Diciembre 5 al 8 de 1928. Esencialmente, lo que llevó a la crisis a la CON, el PSR y el CCC es la lucha en su interior entre las posiciones clasistas encabezadas por Ignacio Torres Giraldo, María Cano, Tomas Uribe Márquez y Raúl Mahecha, y las posiciones reformistas. Las diferencias que se dieron entre Torres v Cano con Mahecha v Uribe debilitaron las posiciones más avanzadas dando paso a posiciones reformistas que no se interesaron por solucionar los problemas del movimiento obrero sino que se interesaron más por las futuras elecciones. Esta situación llevó a que durante los primeros meses de 1929 se llevaran a cabo los consejos de guerra sin mayor oposición y, presos los principales líderes del PSR queda en las manos de izquierdistas que haciendo un análisis erróneo de las condiciones objetivas y subjetivas se lanzan a una insurrección fallida el 28 de junio de1929 que dio lugar a las guerrillas del Líbano, Mariquita, La Victoria, Santander del Sur. Las masas que participaron en esta insurrección fueron asalariados agrícolas y campesinos pobres que veían esta como la única salida para conseguir tierra. En 1930 sube al poder Enrique Olaya Herrera como representante de los intereses gringos que expresó el triunfo de norteamericanos por el control de Colombia con los ingleses; un día después de su posesión se instaló en Colombia la Misión Kenmerer que significó: nuevos impuestos, reducción de salarios, reforzamiento de monopolios y creación de nuevos; y políticas de concesiones nacionales (Se planteó una nueva ley de hidrocarburos a favor del NE el 4 de marzo de 1931). Con Olaya se inicia un nuevo ascenso de la Burguesía Burocrática que se refleja en la expedición de la Ley 99 de 1931 el cual es el punto de partida para el Estado intervencionista, el cierre de aduanas y el impulso de la inversión de capital extranjero industrial obligan a este a llevar a cabo una legislación laboral. El sector liberal de los sindicatos apoyó la candidatura de Olaya y constituyó la primera división de estos. Auspiciado por la Internacional Comunista, el 17 de julio de 1930 se funda el Partido Comunista de Colombia. De la gran cantidad de la población desempleada de los años 30 y 32 fueron el apoyo del nuevo PC, creándose comandos de lucha por "pan y trabajo" y las famosas "marchas de hambre". Durante el período de Olaya se exacerbó la lucha entre las clases dominantes y, la curva del movimiento revolucionario de masas va decayendo y se fortalece el sindicalismo electorero y legalista. Sin embargo, se dan huelgas en los antiguos fortines de la CON (ferroviarios del pacifico y organizaciones campesinas). Todas estas llevan a que se decrete la jornada de las 8 horas con el decreto 895 del 26 de abril de 1934 y la vigencia de la ley 129 de 1931.


RESUMEN


Las luchas iniciales de obreros y trabajadores fueron hechas dentro de las ideas reformistas en el primer periodo de 1878 a 1919 y, posteriormente fueron rompiendo el marco como parte de los vientos de octubre de 1919 y de la situación revolucionaria mundial después de 1917 y que vino a culminar con la muerte de Lenin en 1924. Su desarrollo estuvo enmarcado dentro de una época convulsionada de cambios políticos profundos y rápidos. Los líderes del movimiento sindical tuvieron en sus inicios la capacidad de orientar los obreros y trabajadores en la lucha por mejorar las condiciones de vida, de apoyar las luchas campesinas y de vincular el movimiento a la lucha por la conformación del Partido y la revolución en Colombia y en el mundo. Una de las características de la relación entre el partido y los sindicatos en Colombia es que estos surgen primero que el Partido y esto marcó la relación entre la clase obrera y su partido. El anarcosindicalismo es muy fuerte dentro de los sindicatos en Colombia.


II. LOS SINDICATOS Y EL FRENTE POPULAR - SEGUNDO PERIODO 1934-1948


Al inicio del gobierno de Alfonso López Pumarejo se dan una serie de huelgas por mejorar las condiciones salariales como los braceros y chóferes en Barranquilla, los mineros de la hulla en Cundinamarca y la huelga en la zona de las bananeras donde el gobierno empieza a actuar como interventor en los conflictos sociales. El gobierno de López se da dentro del siguiente contexto: El triunfo del imperialismo norteamericano sobre el inglés por el control de Colombia, que exige a las clases pro yanquis reorganizar el Estado en función de garantizar un impulso a la inversión extranjera a la vieja manera, directa, pero sobre todo a la nueva manera, a través del Estado. Para ello se necesitaba destruir una parte de la improductividad de las tierras de los terratenientes y elevar la capacidad productiva que incluía disminuir las huelgas constantes por mejores condiciones de trabajo. Era imperativo impedir que se desarrollara procesos revolucionarios que pusieran en vilo el control del imperialismo y las clases dominantes. Había dos caminos para impedir esta situación: una el de controlar el movimiento sindical para que este saliera de la esfera de influencia de la socialista URSS; política auspiciada por los yanquis y sus representantes aquí (López Pumarejo) y la otra era la posición fascista de eliminarlos físicamente al estilo de Alemania, Italia y España, expresada por los opositores de López. Aunque López Pumarejo fue un incomprendido por sus mismos correligionarios, sembró las bases para la existencia de la consolidación de un Estado y una clase dentro, que controlara las arterias vitales de la economía. La huelga de las bananeras de 1934 tuvo lugar el 10 de diciembre de 1934 hasta el 10 de enero de 1935, para ello se hizo un periodo inicial de un mes donde se estableció un comando secreto de huelga y un comité de huelga que preparó la realización de ésta. Se obtuvo el 40% de alza de salarios, pagos semanales, prestación en salud y alimentación, pero lo más importante fue la reivindicación de la huelga. Con esta huelga se propone en la Conferencia Regional del 13 de enero de 1935 la creación de una Federación Sindical del Litoral que después se convirtió en la combativa FEDENAL. Esta oleada de huelgas se dio por la devaluación del peso y el alto costo de la vida, las cuales son utilizadas por López para controlar el movimiento sindical y que fue un elemento que ayudó a la exacerbación de las luchas internas de las clases dominantes. El 11 de Agosto de 1935 se crea la Confederación de Trabajadores de Colombia -CTC- de esencia liberal y comunista. Después de este congreso se dan numerosas huelgas, la más importante dentro de estas fue la Huelga en Barrancabermeja del 7 al 19 de diciembre de 1935. - En la huelga de barranca se dictan normas para evitarlas en relación con: - Sobre congelación de precios de primera necesidad - Mantenimiento de orden y vigilancia - Cierre de cantinas y prohibición de bebidas en general - Almacenamiento y distribución de abastos a las huelguistas y a sus familias Control de circulación - Decreto ley para controlar las personas, Pág. 74, tomo V, ITG De la huelga se obtiene: aumento de salarios en un 20% y prestaciones en salud. De esta también surge la unidad entre el gobierno de López y la CTC: Así termina esta formidable huelga sin sangre ni fuego en la colonia petrolera de la Tropical Oil Company, cuyo éxito fue posible: 1. Por la presencia de un gobierno nacional progresista de entendimiento con los trabajadores; 2. Porque el movimiento del proletariado colombiano estaba en un período de ascenso; 3. Porque supo crear y sostener la unidad sindical, el frente único de acción de toda la masa; 4. Debido a que el pequeño pero combativo Partido comunista entendió su responsabilidad en la batalla, y pudo mantener directamente los timones de la dirección política y las llaves en los flancos tácticos. Esta caracterización del régimen de Alfonso López Pumarejo "un gobierno nacional progresista de entendimiento con los trabajadores” llevó a que los dirigentes y las masas trabajadoras se colocaran en función de las necesidades de una fracción de las clases dominantes y se perdiera paulatinamente su rumbo y su orientación clasista. Esta incomprensión de los líderes del movimiento obrero permite que hicieran carrera posiciones dentro de él, que consideraban que las luchas del movimiento obrero debían estar aliadas con algún sector de las clases dominantes (dividir las clases en sectores progresistas y fascistas), Después de esta huelga surgió una oleada de huelgas en los primeros meses de 1936, en las cuales se pueden resaltar: - Resellón – Envigado - Ferrocarril Troncal de Occidente, Virginia-Risaralda - Hulleras de Amaga y Angelopolis - Paro de automovilistas en Cali - Ingenio azucarero de Manuelita - Empresa de Curtiembres La Colombiana Como parte de la orientación del VII Congreso de la Internacional Comunista, el primero de Mayo de 1936 se plasma la creación del nuevo Frente Popular, a través de una movilización de 60.000 personas y que debido a la incomprensión se enfoca al apoyo del gobierno de López. El 7 de agosto de 1936 se unen los dos consejos confederados en el II Congreso Nacional del Trabajo y surgen la sección campesina e indígena, todo en apoyo también al gobierno de López. Se promueven los tribunales de arbitramento en las huelgas de Ferroviarios del pacifico, Energía Eléctrica de Medellín y la huelga fluvial del río Magdalena FEDENAL. Con el gobierno de Santos la relación entre éste y el movimiento sindical cambia golpeándolo y dándole plena autoridad para despedir trabajadores a los empresarios y su acción interventora está enfocada en favorecer los conflictos a favor de los empresarios. Para dividir el sindicato Santos promueve el surgimiento del Comité Sindical Liberal (Enero de 1939), directamente creado por la Dirección Nacional Liberal que tenía la consigna de la lucha anticomunista y se expande tomando federaciones como FEDETA. El sindicalismo clasista durante este periodo es representado por la FEDENAL. Estalla la II Guerra mundial y los gobiernos de América latina se ven envueltos en acuerdos con los yanquis que incluyen medidas económicas y políticas que afectan a las masas como es el monocultivo, la reducción de salarios y el reconocimiento del gobierno de Franco. Frente a esta situación los jefes de las masas evitan los levantamientos porque temen que estos sean utilizados por los jefes conservadores y la UNIR, esto desarticula las organizaciones de masas y los llevan al reflujo, a colocarse a la zaga de la clase que controla el estado y acumula en él, la Burguesía Burocrática. Durante 1938 a 1942 hay un profundo reflujo de masas producto de esta situación. Durante el segundo gobierno de López Pumarejo (1942-1945) este afianza su política de consolidar el estado en los conflictos laborales y presenta el proyecto de ley sobre huelgas que restringe la acción huelguística de las masas, ante la inconformidad de las organizaciones sindicales, (ITG, Pág. 240.) Debido a la aplicación de las juntas de Conciliación y arbitraje estancan la salida a las peticiones a las empresas; la CTC realiza el Primer Paro Nacional el 26 de noviembre de 1946 (gobierno de Alberto Lleras) que fue un intento de romper el sometimiento a la burguesía burocrática. El VII congreso de la CTC fue de mayoría liberal lopista e inmediatamente a la realización de éste, se declara en huelga marítima y fluvial, donde el gobierno amenaza con quitar las personerías jurídicas de la FEDENAL si la CTC no los expulsa de su seno, la huelga es rota y sus líderes encarcelados. El 11 de junio de 1946 se funda la Unión de Trabajadores de Colombia –UTC- de carácter cristiano para golpear la CTC. Además el gaitanismo avanza en las organizaciones de masas y en la CTC tiene como finalidad su campaña presidencial del 48. La confrontación entre las clases por el control, coloca a Mariano Ospina, quien desata la persecución a las masas liberales de los pueblos y veredas para controlar las elecciones de Cámara, Senado y cabildos. La violencia se generaliza en campos y ciudades y la CTC es duramente golpeada y el Frente Popular roto y su línea incorrecta de mera alianza sin lucha. Esta lucha por el control del Estado por la Burguesía Compradora y Terratenientes contra la Burguesía Burocrática se desenvuelve como represión en las masas, la reforma agraria de 1936, estimula esta lucha por la tierra. La crisis se acentúa con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948. RESUMEN Este periodo del sindicalismo en Colombia se caracterizó por: Durante el periodo de las décadas del 30 y 40 los líderes sindicales no supieron aprovechar la confrontación entre las clases dominantes para avanzar en sus tareas sino que se involucraron en ella tomando partido y permitiendo que durante el periodo de la guerra civil fueran fácilmente aplastados. La falta de comprensión de la situación nacional e internacional llevó a adoptar actitudes políticas erróneas que dieron paso a que se fortalecieran las posiciones reformistas y liberales en su seno y que a principios del periodo siguiente se mantienen.


III. EL DESARROLLO DEL CAPITALISMO BUROCRÁTICO, LA CORPORATIVIZACION DE PARTE DEL MOVIMIENTO SINDICAL Y EL SURGIMIENTO DEL SINDICALISMO INDEPENDIENTE Y CLASISTA - TERCER PERIODO (1948-1974) LA VIOLENCIA Y EL GOBIERNO DE ROJAS PINILLA (1948-1958)


Después de la II Guerra Mundial el mundo quedó dividido en el campo socialista y el campo capitalista. Su enfrentamiento internacional llamaba a los pueblos y las masas oprimidas a que se rebelaran, a su vez el campo capitalista luchaba por apoyar las burguesías de sus naciones oprimidas e impedir las revoluciones. Pero la forma como debería controlarse a las masas populares y el camino para desarrollar a Colombia en beneficio del imperialismo y las clases dominantes llevó a que se diera una confrontación armada (guerra civil) entre estas y que generó la resistencia también armada de las masas populares. La violencia cobró vigor sobre todo en los campos, surge las guerrillas liberales y comunistas como forma de oponerse al genocidio de las masas y a la defensa de la tierra. En las ciudades el movimiento sindical es aplastado En 1953 toma el poder el General Rojas Pinilla, logra la rendición de las guerrillas liberales (que luego fueron eliminadas físicamente) y desató represión a las guerrillas del Tolima que no se entregaron al régimen. En cuanto al sindicalismo el gobierno de Rojas Pinilla crea la CNT - Confederación Nacional de Trabajadores, de corte peronista. Durante los años 53 a 58 se esparce el bandolerismo en Colombia y surgen los embriones de nuevas fuerzas políticas que vinculan la unidad de los estudiantes con la lucha armada y el sindicalismo se muestra inactivo dominado por el corporativismo al estilo de Pinilla y de UTC. En 1950 da luz el Código Sustantivo del Trabajo. EL MOVIMIENTO SINDICAL EN EL FRENTE NACIONAL 1958-1986 El Frente Nacional fue el acuerdo de las clases dominantes por desarrollar capitalismo no clásico en Colombia, garantizar la no intromisión del social imperialismo soviético e impedir las revoluciones apoyadas por la China comunista y el ejemplo de la revolución Cubana. Tomando el esquema de López Pumarejo de colocar al sindicalismo a su servicio, el régimen se dedicó a asegurar, por una parte, la existencia de la “conservadora” UTC y por otra parte a reconstruir la antigua Confederación CTC, sobornando los dirigentes liberales y excluyendo a los revisionistas e independientes de su seno, así se aseguraba la expresión del Frente Nacional en los sindicatos, esa campaña se desenvolvió en un marco anticomunista, por este tiempo se facilita la acción de agentes imperialistas en el seno del movimiento obrero. Se organizan viajes a EU y la embajada traba estrechos lazos con los dirigentes de las dos centrales. En el 12 Congreso de la CTC en Cartagena son expulsados 2227 delegados de 105 organizaciones independientes pertenecientes a esta central, la seguridad fue hecha por los servicios de seguridad colombianos y norteamericanos. Son posteriormente estas organizaciones sindicales las que forman el Comité de Unidad de Acción Sindical -CUAS-, y que después se llamaría Confederación Sindical de Trabajadores de Colombia -CSTC- (1964). El contubernio de las centrales con los gobiernos de turno buscaba quitar los derechos adquiridos en el periodo anterior sobre todo en lo que se refiere al salario y al derecho a la huelga. Esta entrega descarada de las centrales obreras y sus dirigentes (Tulio Cuevas, Rafael Marcado...) llevó a que un sector importante del sindicalismo se desprendiera y conformara lo que se llamó el Sindicalismo Independiente y clasista. La orientación que dio este sindicalismo fue importante para la lucha contra las posiciones electoreras, oportunistas, patronalistas y revisionista en el seno del pueblo e hizo parte del auge de masas de las décadas del 60 y 70 a nivel nacional e internacional, que tenían su centro a la China Maoísta. Los inicios de este periodo del sindicalismo clasista se pueden ubicar en la posición democrática y revolucionaria del Frente Unido dirigido por Camilo Torres que logró ser el polo de atracción, en 1964, y que posteriormente se concentra alrededor de los bloques sindicales e intersindicales. Las principales federaciones fueron FENASINTRAP, FECODE, USO, FEDEPETROL y los sindicatos del sector bancario, sindicatos de servicios públicos. El sindicalismo independiente y Clasista tenían una plataforma de lucha y unos principios que se pueden resumir en: Principios: AntielectoreroAntipatronal, Antiimperialista, AntifeudalAntirevisionista Plataforma de lucha: Uno de los problemas o deficiencias que tuvo esta corriente sindical fue la imposibilidad de obtener la conducción única de una central o federación que permitiera dar golpes más contundentes a sus enemigos dentro del sindicalismo y a las clases en el poder y cuando lo intentó en 1978, el auge revolucionario había descendido y los principios abandonados por una gran parte de los bloques e intersindicales. En el seno del sindicalismo Independiente existían posiciones diversas sobre: - El papel del movimiento sindical en las luchas del pueblo, - En la relación de la organización sindical y la vanguardia de la revolución. - En el carácter de las bases sindicales de las centrales obreras. Estos puntos dieron lugar a posiciones que consideraron que el apoyo a las luchas campesinas solo debían tener un contenido solidario, que el movimiento sindical era independiente de los partidos y organizaciones incluyendo las revolucionarias y que era no fructífero el trabajo de las bases de las centrales. Durante el periodo de 1978 a 1986, antes de la creación de la CUT, el Sindicalismo Independiente y Clasista pierde fuerza en su contenido y se precipita a la unidad sin principios con sus anteriores enemigos. En esencia coge vuelo la posición que el centro es la unidad del sindicalismo sin tener en cuenta principios que anteriormente lo habían caracterizado. RESUMEN Este periodo se caracteriza por: - El auge de los movimientos de liberación nacional en el mundo y la necesidad de las burguesías proimperialistas de estas naciones por contener la revolución acudiendo a la división y sometimiento de las organizaciones de masas, entre ellas las sindicales. - El empuje revolucionario de los sindicatos y organizaciones que a nivel internacional y nacional, no quisieron seguir los pasos de la socialimperialista URSS, en su seno el movimiento sindical clasista luchaba contra los revisionistas y los esquiroles empotrados en las centrales obreras. - La dura lucha que esta corriente tuvo que dar con los oportunistas, esquiroles, revisionistas y las diferencias en su propio seno unido a la falta de una propuesta que pudiera resolver esta situación llevó a que a finales de la década del 70 se abandonaran los principios y que la síntesis de esta época se hiciera al contrario desembocando la mayoría en la CUT.


IV. EL MOVIMIENTO SINDICAL ACTUAL: SINDICALISMO CLASISTA Vs SINDICALISMO SOCIOPOLITICO CUARTO PERIODO (1986 - HOY)


La conformación de la Central Unitaria de Trabajadores -CUT- en Noviembre de 1986 fue el punto más bajo de la corriente Sindical Clasista y el punto más alto del sindicalismo reformista. Los sindicatos y las federaciones que pertenecieron al Sindicalismo Independiente y Clasista terminaron unidos en una central con Tulio Cuevas, Obregón, Carrillo y demás defensores del Sindicalismo Sociopolítico. Todo esto ocurrió en un contexto mundial donde se precipitaba al derrumbe el socialimperialismo soviético, donde el reflujo de las masas había tocado fondo con el golpe al polo de la revolución (China Popular) y donde el aspecto político e ideológico principal era la tolerancia y la convivencia pacífica. El avance de las posiciones atrasadas en el movimiento sindical recoge la orientación imperialista de las centrales internacionales como la CIOSL y la experiencia nacional para configurar y aplicar una teoría sistemática llamada Sindicalismo Sociopolítico que se caracteriza por: Considerar que el movimiento sindical debe ayudar a la construcción de la paz y la tolerancia y presentar propuesta para el desarrollo de Colombia en el sentido de favorecer el camino de las clases dominantes. Crear una Nueva cultura sindical que reconozca en la relación de trabajo un espacio para el conflicto y la tensión, pero también para la complementariedad de intereses. Que haga de la concertación un instrumento de defensa y promoción de los trabajadores, de desarrollo de la competitividad, de aprendizaje, de convivencia en la diferencia. Hacer la economía colombiana competitiva y eficiente, en la convicción de que su concreción creara condiciones más favorables en la irrenunciable lucha por mejorar la calidad de vida en esta sociedad. Asumir acciones con perspectiva sociopolítica con base en mayores espacios de participación en la empresa, en la definición de los ejes de la política económica y la comunidad. Todo lo anterior es sustentado sobre la base de la revolución científico técnica, la globalización económica, el neoliberalismo y los cambios políticos operados en el mundo, donde concluye la necesidad de que los trabajadores asuman una posición chovinista en defensa de las empresas de la burguesía del país contra las empresas y los trabajadores de las otras naciones oprimidas, en impulsar los sindicatos de industria, la necesidad del acuerdo tripartita o pacto social. Fueron pocos realmente los sindicatos que no entraron en la CUT y muchos de los que pertenecían a la corriente del sindicalismo independiente y clasista han venido dando una dura lucha contra los intereses de los dirigentes reformistas y autodenominados sector democrático de la central y de esta manera ha surgido nuevamente la corriente del Sindicalismo Clasista que hereda las experiencias buenas y malas de sus antecesores y que ha podido establecer una unidad basada en el principio del clasismo y una plataforma de lucha. - Defensa de la clase y de las masas oprimidas en general y de sus intereses. Defender las conquistas - Deslinde de todo tipo de oportunistas y vendeobreros. - Oposición a las políticas del gobierno y resistencia a estas. - Oposición al imperialismo y sus políticas. - Luchar por la organización de la clase obrera y los Trabajadores - Impulsar la solidaridad de clase con las otras clases oprimidas de Colombia y los pueblos del mundo. - Defender e impulsar la educación de los obreros y trabajadores en el clasismo. - Luchar por fortalecer las organizaciones clasistas. RESUMEN Durante 1986 a 1995 se fortaleció el sector del sindicalismo reformista expresado organizativamente en las centrales obreras CUT, CGTD Y CTC y que tiene como guía el sindicalismo sociopolítico. Esto como producto del reflujo de los movimientos populares a nivel nacional e internacional, a la ofensiva del imperialismo sobre las naciones oprimidas y al ataque a la ideología del proletariado. El surgimiento del Sindicalismo Clasista expresa los repuntes de las luchas organizadas de las masas populares y es el polo de atracción de las otras clases en conflicto, es un esfuerzo por asumir los retos de este nuevo periodo y que muy seguramente ayudará al despertar del pueblo y sus aspiraciones de revolución y cambio. El movimiento sindical en Colombia enfrenta en la actualidad grandes retos que debe resolver en el corto, mediano y largo plazo, en medio de una situación internacional y nacional bastante compleja. A partir de finales de la década de los ochenta del siglo pasado, ante la caída de la Unión Soviética, el imperialismo norteamericano lanza la propuesta “Iniciativa Bush para las Américas”, que significaba la profundización del neocolonialismo para las naciones oprimidas, expresado en la exigencias para estos países de Reformar el Estado, abrir sus fronteras para que las mercancías de las multinacionales pudieran transitar libremente con preferencias arancelarias y tributarias en detrimento de la producción nacional y el mercado interno, complementado con una guerra contrainsurgente que en los últimos años está centrada contra el terrorismo, como una forma de acallar a todo aquel que no esté de acuerdo con las políticas neoliberales y de globalización, ni con el régimen fascista corporativo de Álvaro Uribe Vélez. El recorte sistemático de derechos y garantías, por medio de sucesivas reformas que deterioran cada días más el nivel de vida, es la forma como las clases dominantes colombianas adecuan la nación a los intereses del imperialismo, inicialmente para la apertura económica, posteriormente para el ALCA y en este último periodo para el TLC. Las diferentes reformas laborales que se han efectuado en Colombia, en lo colectivo afectan el derecho de asociación, la contratación colectiva y la estabilidad entre otros, situación que ha repercutido negativamente en el movimiento sindical, con la reducción del número de afiliados y la consecuente pérdida de convocatoria y capacidad de respuesta para confrontar las políticas. Surge inmediatamente el interrogante como elevar la capacidad de respuesta de los obreros y trabajadores, en el entendido que está siendo atacado el derecho de asociación y no es que se esté acabando el trabajo como algunos plantean en forma ligera, puesto que por parte del imperialismo y las clases dominantes se han venido consolidando unas nuevas relaciones laborales que deben ser acordes con las políticas neoliberales y de globalización, las cuales requieren una mano de obra que pueda circular libremente dentro y fuera del país, en condiciones bien favorables para el capitalismo, es decir, salarios de subsistencias para que el margen medio de ganancia no se reduzca. Ante el avance de las políticas que afectan el derecho de asociación, la salida no puede ser que ahora los dirigentes sindicales abandonen las tareas particulares y propias del movimiento, para internarse en el movimiento social, tampoco es que como individuo politizado no participe en otros espacios en los cuales puede y debe aportar para fortalecer la unidad de los obreros y trabajadores con los campesinos, estudiantes y demás sectores populares. Qué hacer entonces; en primer lugar, partiendo de tener una caracterización objetiva de la conformación económica de la nación colombiana, en donde se ha desarrollado un capitalismo atípico, con una economía completamente desarticulada, en detrimento de la nación pero en cambio si en beneficio de los intereses imperialistas y de las clases dominantes, se requiere pensar cuál es la estructura organizativa que más se ajusta las condiciones del país, quienes la deben conformar, que intereses representa y cuáles son las propuestas para responder a las necesidades e intereses de los obreros y trabajadores. La desregulación laboral y la deslaboralización son los problemas que actualmente están afectando sensiblemente las formas organizativas de los obreros y trabadores, es necesario pensar entonces que si bien es cierto urge salvaguardar los que están organizados, no es suficiente, se requiere ampliar mucho más el campo de acción a los que producto de la aplicación de las políticas no cuentan con ese derecho y son quienes sufren los rigores de las nuevas condiciones laborales. Los obreros y trabajadores producto de sus históricas luchas han ido consolidando sus propias formas organizativas, las cuales siguen siendo vigentes, el punto está es como se enfrentan las nuevas condiciones originadas por los cambios que se presentaron en el mundo a partir de 1990, generando cambios adversos en las relaciones laborales, no olvidando que no se han resuelto las contradicciones en la sociedad, por el contrario se han profundizado, pues de una parte se están viviendo los desarrollos que ha alcanzado la socialización de la producción, pero también más claramente se observa cómo la riqueza se está concentrando cada día, citemos a manera de ejemplo las políticas trazadas por la OMC, favorecimiento al imperialismo y sus multinacionales, empobrecimiento de los sectores populares de las naciones oprimidas principalmente, en ese mismo sentido funcionan los tratados comerciales como el ALCA y TLC para solo hablar de Latinoamérica. En la perspectiva de una CUT de masas, si se piensa en una central fuerte, con capacidad de movilización y que le presente propuestas en beneficio de los obreros y trabajadores, se debe primero tener en cuenta cuales son las garantías que pueden alcanzar los trabajadores no organizados, para mejorarles sus condiciones laborales, de no ser así no tendrían ningún incentivo para vincularse, teniendo en cuenta que ante la opinión pública el sindicalismo está desprestigiado y se le acusa de ser una ínfima minoría de privilegiados, los causantes del desempleo y los culpables de la crisis económica, por lo tanto deben elaborarse planes que incluyan la vinculación de los trabajadores informales que en la actualidad representan más del 60% de la población económicamente activa, los que laboran mediante órdenes de prestación de servicios, contratos civiles, profesionales, las cooperativas asociativas de trabajo o de trabajo asociado y los contratos sindicales, aun cuando estas dos últimas formas de contratación están siendo cuestionadas al interior del movimiento sindical, son una realidad y esos trabajadores también están siendo afectados por todas las políticas que hemos mencionado anteriormente. Llegando al acuerdo que la CUT esté constituida por 18 sindicatos por rama de la producción, el primer cambio organizativo y de decisión política es que verdaderamente funcionen como tal, ya que en la actualidad los sindicatos de industria o por rama funcionan como federaciones en donde cada subdirectiva negocia y resuelve sus problemas desligada del contexto nacional, pero hay que tener en cuenta que todo eso obedece a la particularidad de Colombia que no es un país autónomo e independiente, sino que es dominado por el imperialismo principalmente norteamericano y cuenta con unas clases dominantes que están al servicio de sus propios intereses y de las potencias extranjeras en detrimento de la nación y del pueblo. Partiendo de esa estructura ubicar a los obreros y trabajadores en cada uno de los sindicatos propuestos, pero ese trabajo debe estar articulado con una propuesta que incluya mejorar las condiciones laborales. La CUT debe ser la central que brinde una salida organizativa que mejore las condiciones laborales de todos los obreros y trabajadores, partiendo de entender cuáles son las formas que se deben implementar y que corresponden en el momento actual, para confrontar las políticas que está imponiendo el imperialismo, el gobierno y los patronos, las cuales deben incluir la unidad con otros sectores como el campesino, el estudiantil y popular, ese es el papel principal que debe jugar la central, desbordar ese campo no es lo más conveniente ya que esas tareas le competen a organizaciones de mayor envergadura.


COMITES DE OBREROS Y TRABAJADORES IGNACIO TORRES GIRALDO- ITG

Movimiento por la Defensa de los Derechos del Pueblo- MODEP

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada